La monja que fue violada en su propio convento y ahora está demandando a la iglesia

Una monja chilena decidió demandar a la orden religiosa a la que pertenecía luego de que sus miembros la presionaron para que abandonara el convento por quedar embarazada.

Su embarazo fue consecuencia de una violación cuando un sujeto que realizaba reparaciones en el convento la atacó sexualmente. La religiosa está demandando al Arzobispado de Santiago cinco años después de ocurrido el hecho.

Loading...
La hermana María Francisca dijo que ocultó el hecho “por miedo, por vergüenza, porque hay una vergüenza que lo invade y que no deja a uno expresarse, me dijeron que yo era la culpable, más encima me calumniaron de robo, que yo lo hice a propósito. Mis hermanas fueron muy crueles conmigo”, dijo la monja al canal de TV 24 Horas.

Agregó que la presionaron para que firmara su salida de la orden y de la Iglesia Católica. Hace dos años tras un juicio el sujeto que la violó fue condenado a cinco años de cárcel.

Ahora su abogada, Camila Maturana, presentó la demanda. “Es una monja que vive en un convento, que fue violada, y en vez de ser protegida, fue culpada por lo que sucedió”.

La presionaron para que firmara su salida de la orden y de la Iglesia Católica. Hace dos años tras un juicio el sujeto que la violó fue condenado a cinco años de cárcel.
La monja dio a su hijo en adopción tras recibir ayuda de una organización caritativa. “Con todos mis miedos, con todas mis inseguridades, con todo lo peor que me podía imaginar, he tenido que callarlo, he tenido que disimular que todo está bien. He tenido que tragarme mis lágrimas, he tenido que prácticamente estar ocultando cosas que me aterran”.

Los hechos ocurrieron en el convento de las Hermanas Clarisas Capuchinas en Santiago, capital de Chile. “Todas las instituciones religiosas dentro de una diósesis están sometidas al obispo y en el caso de la arquidiósesis de Santiago, es el arzobispo del Santiago”, dijo la abogada, por lo que la demanda está dirigida al arzobispo Ricardo Ezzati, quien según la monja, sabía de la situación que vivió.

La monja asegura que fue abandonada por su única familia: el convento donde vivió desde que tenía 20 años. El obispo auxiliar de Santiago, Jorge Concha, afirmó que el arzobispo no sabía de la situación. “El obispo no se mete en muchos detalles de la vida interna, ordinaria y cotidiana de las monjas y los religiosos en general”, señaló al canal de TV local.

Deja tus comentarios sobre esta noticia

Mas Populares

Loading...

Compartir En

Estos Te Van A Gustar

ATRAS
« Prev Post
Siguiente
ATRAS Post »