Insólito: Por error el banco depositó 1,5 millones de dolares y lo gastó en strippers y autos

Su banco erróneamente le había autorizado un crédito ilimitado, en ese momento pensó que era una oportunidad demasiado buena para dejarla pasar por alto. Empezó a gastar sin parar.

Publicidad



Luke Brett Moore, un joven australiano, luego de perder, descubrió que su banco erróneamente le había autorizado un crédito ilimitado, en ese momento pensó que era una  oportunidad demasiado buena para dejarla pasar por alto. Empezó a gastar sin parar,  hasta que un día alguien tocó su puerta.

Él mismo contó la historia a la BBC:

"Suena increíble, pero mi intención nunca fue llevarme todo el dinero del Banco St. George (de Australia) y no devolverlo.

Básicamente, yo estaba esperando a que el banco me contactara y dijera: "Oye, quiero esta cantidad de dinero".

Al comienzo, en 2010, yo tenía una cuenta corriente normal. De allí salían los pagos para el préstamo de mi casa, mi seguro de salud y las cuentas.

Sufrí un grave accidente automovilístico y mi sueldo empezó a ser consignado en otro banco. No recuerdo las circunstancias exactas de por qué sucedió así.

La primera semana me preocupé, porque no tenía suficiente dinero para pagar la hipoteca. ¿Qué iba a hacer?

Pero, entonces, el pago salió de mi cuenta en St. George y pensé, "Ah, bueno".

Y, luego, la siguiente quincena, salió otro pago de US$375 para la hipoteca.

Así sucedió durante 12 meses sin que el banco dijera nada.

En esa época, llamé a la empresa de crédito inmobiliario y dije: "Hola, ¿podrían hacer una domiciliación de US$2.254 a mi cuenta en St. George?". Después, unos días más tarde, les pedí US$28.180.

Ambos fueron aprobados.

Quedé estupefacto. Me di cuenta de que tenía acceso a una línea de crédito extraordinariamente grande.

No mucho después compré mi primer auto, un Alfa Romeo 156. Resultó ser de muy mala calidad: la caja de cambios, el motor y los inyectores de combustibles fallaron todos.

Entonces me compré un Hyundai Veloster. Era uno de esos coches locos de tres puertas con un techo de vidrio. Lo compré sólo para conducirlo hasta Sídney para adquirir un Maserati. Sólo costó AU$36.000. Reconozco que era un auto hermoso pero no una súper nave, según los estándares de hoy en día, señala el poertal de La Nación.

Mas Populares

Loading...

Compartir En

Estos Te Van A Gustar

ATRAS
« Prev Post
Siguiente
ATRAS Post »