ESTADOS UNIDOS SE PREPARA PARA UN TERREMOTO Y TSUNAMI DE ESCALA 9.0

“A principios de 2016 la web de noticias estadounidense Superstation95 informó que una boya de datos meteorológicos y oceanográficos mostró como el nivel del agua cayó con fuerza, un evento que en ocasiones es seguido por un fuerte terremoto…”

El día 16 de enero de 2016 se produjo un mini tsunami en la costa de Washington. Algunos habitantes de la zona consiguieron grabar en video la ola gigante.

Según algunos testigos, la gran ola vino acompañada de troncos, basura y peces muertos. Incluso hubo personas que resultaron heridas por el mini tsunami. Para muchos este inusual fenómeno ha sido la señal definitiva de que el “Big One” está a punto de ocurrir.

Sin embargo, los expertos del Servicio Meteorológico Nacional en Seattle, el Centro Nacional de Alerta de Tsunami en Palmer, Alaska, y el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, intentaron restar importancia a lo sucedido asegurando que el “tsunami” sólo fue un “repentino aumento del mar”.

Según los expertos, este “aumento” podría haber sido provocado por una tormenta u otras perturbaciones atmosféricas importantes que ocurren en el Pacífico.

Pero lo que nadie se esperaba es que el 17 de enero de 2016 la web de noticias estadounidense Superstation95 informó que una boya de datos meteorológicos y oceanográficos mostró como el nivel del agua cayó con fuerza, un evento que en ocasiones es seguido por un fuerte terremoto.

Además, este suceso coincidió con la erupción de dos grandes volcanes Indonesia, causando la evacuación de 1.200 personas y decenas de vuelos cancelados en Rusia.

“Esto significa que una placa tectónica en la zona de subducción Cascadia nombrada “La placa de Juan de Fuca” ha hecho un repentino movimiento hacia el este y se deslizó por debajo de otra placa tectónica denominada la placa Norteamericana”, según decía informe publicado por Superstation95. “Este tipo de evento es generalmente seguido por un movimiento masivo en la placa de Norteamérica pudiendo causar un gran terremoto. Si ocurriera un terremoto de magnitud nueve en la escala Richter como el de 1700, miles de personas morirían cuando el agua llegara a la costa, así que el tsunami llegaría hasta la Interestatal 5 y destruiría todo a su paso, desde la playa hasta la carretera. Este tipo de movimiento tectónico tiene un efecto directo sobre los volcanes en la cadena volcánica de Cascadia, en particular, el Monte Hood, en Oregón.”
ESTADOS UNIDOS SE PREPARA PARA EL “GRAN TERREMOTO”

Tanto el mini tsunami en la costa de Washington como el informe publicado por Superstation95 desataron el pánico en Internet, donde muchas personas creen que estamos a las puertas de un evento que cambiará el mundo tal cual lo conocemos.

Y el New York Post se ha querido sumar a este pánico colectivo, y ha asegurado que los sismólogos están convencidos de que un gran terremoto y posterior tsunami podría llegar a nuestras vidas en cualquier momento, y lo peor de todo es que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ya se está preparando. Tanto las autoridades como los militares están elaborando un plan de emergencia para el inminente “Big One”.

Estos planes de contingencia demuestran que la catástrofe apocalíptica podría ocurrir en cualquier momento, y que la cifra de víctimas podría ascender hasta los 14.000 muertos, 30.000 heridos, con miles de personas sin hogar y con una economía gravemente dañada durante años, si no décadas. Pero la respuesta de FEMA sería inmediata, con un despliegue de personal civil y militar nunca visto antes. Aviones de carga, helicópteros y barcos, así como decenas de miles de soldados, servicios de emergencia, campos de confinamientos, policía, bomberos, ingenieros, personal médico y otros especialistas.

“La respuesta será mucho mayor al huracán Katrina o el huracán Sandy”, dijo el teniente coronel Clayton Braun de la Guardia Nacional de Estados Unidos en Washington.

El plan de emergencia ha sido denominado Cascadia Playbook, en honor a la falla con el mismo nombre que tiene una longitud de más de 1.100 kilómetros. Tanto FEMA como los militares, se han estado reuniendo para intentar disminuir la pérdida de vidas. Según los expertos de FEMA, el gran tsunami podría llegar a algunas zonas costeras en tan solo 15 minutos. Las principales carreteras y puentes serian destruidos y no permitirían el acceso a Portland, Olympia y Seattle, dejando a siete millones de personas incomunicadas.

“Nunca diría que estamos listos”, dijo Kenneth Murphy el administrador regional de FEMA. “Creemos que por lo menos 10.000 personas o más morirán por el tsunami si se trata de un terremoto de magnitud 8. Pero la cifra aumentará si es un terremoto de magnitud 9.”

El geólogo Chris Goldfinger lleva advirtiendo a las autoridades de la inminente catástrofe, después de pasar años recogiendo muestras en el fondo del océano. Y lo que descubrieron fue realmente inquietante, los grandes terremotos ocurren en un promedio de cada 240 años. El último gran terremoto de Cascadia fue hace 315 años. Por lo que el “Big One” ya tendría que haber ocurrido.

Fuente: Radio Santiago

Mas Populares

Loading...

Compartir En

Estos Te Van A Gustar

ATRAS
« Prev Post
Siguiente
ATRAS Post »